Wednesday, 23 July 2008

EL BOSQUE NEGRO

Para que no se nos olvide la ola de incencios que calcinó Galicia en el 2000.

Comienza el otoño en el bosque que rodea a mi casa. Camino para evadirme de los problemas del mundo, del bombardeo informativo que me hace pensar que ya nada tiene remedio para el demente comportamiento del ser humano. Consciente de las guerras e injusticias que nos rodean, atravieso la finca, para poder sentir la tranquilidad del campo, el murmullo del arroyo, el olor húmedo de los prados y ver las primeras setas y rojizos y marrones de las hojas.


Miro hacia el cielo, las golondrinas ya se han marchado. Es un consuelo saber que todavía tienen a donde ir y a dónde volver. Sigo el sendero mientras comienzan mis pensamientos. El campo está verde por las lluvias de noviembre y empiezo a sentirme bien con el bosque que me rodea. Pienso que al menos, todavía queda un rincón de paz en el caótico mundo que habito. Me gustaría decir, que me adentro en la naturaleza intocada, pero eso es algo casi imposible en los tiempos que corren.

Es evidente la destrucción de las especies autóctonas en el valle. Donde antes había castaños, robles y pinos, ahora el eucalipto invade a su antojo el terreno, acidificando el suelo y atentando contra la fauna. Pues, ¿quién se alimenta de sus hojas? ¿Quién anida en sus ramas? A veces irónicamente llamo a Galicia la Nueva Australia. Y es que pienso que con el cambio climático y la subida de las temperaturas, en un par de siglos, con una España desertizada, ¿qué le faltaría a Galicia para diferenciarse? Tal vez los canguros, o los koalas.

 ¿Cómo ignorar lo que pasa en el mundo? Ahora atravieso un prado y recuerdo que este verano las ranas no croaron como hacían hace cuatro años, y los tritones prácticamente desaparecieron. El sol es más fuerte ahora, más dañino. Mata los huevos de las charcas y hace descender la población. Hay gente que se siente indiferente ante la desaparición de especies, pero es pura ignorancia. No se dan cuenta que una vez que no haya ranas, no volverán las garzas y de este modo la cadena se vuelve imparable. Es algo que está sucediendo ahora mismo, sucedió ayer y sucederá mañana. Y cada vez irá a peor, mientras que los gobiernos no se comprometan a cambiar la forma de producir, la manera de actuar, teniendo en cuenta el medioambiente y adoptando nuevas energías para darle al planeta su voto por cambiar.

Cambiar, esa es la cuestión, pero claro, nadie está por la labor de sacrificarse por un mañana en el que ya no estará. Hoy nadie piensa que la tierra no es una herencia de nuestros padres sino, un préstamo de nuestros hijos.

Son tantas cosas las que enferman el mundo… Sigo caminando, y bajo mis pies el suelo se vuelve negro de repente, cenizas y polvo. Levanto la vista y me hallo rodeada de un paisaje desolador. Estoy en una parte elevada del bosque, puedo ver el horizonte. Y desde mis pies hasta los 3 montes siguientes de la cordillera se extiende un bosque negro, de cenizas y muerte. Silencio. Una lágrima resbala sobre mi mejilla y contemplo muda, inmóvil, la desaparición de la vida.

Se me había olvidado que este año lo habían vuelto a quemar por sexta vez en los 14 años que llevo viviendo en este lugar. Las constructoras tienen interés en la zona y claro, es reserva forestal. Pretenden recalificar el terreno. No puede ser reserva donde no hay que reservar. Supongo que ese es su planteamiento.

Empieza a caer la noche y emprendo el regreso a casa. En la oscuridad que ahora cubre todo pienso en lo que encontrarán las golondrinas cuando vuelvan de su largo viaje. Todo ha muerto a mí alrededor. Empieza la espera por la primavera.
Laura MT, 2000.









No comments:

Post a Comment